MANTENIMIENTO PRODUCTIVO TOTAL (TPM)


El Mantenimiento Productivo Total, también conocido como TPM, por sus siglas en inglés (Total Productive Maintenance), nació en Estados Unidos, y tiene sus principales antecedentes en los conceptos de mantenimiento preventivo desarrollados en los años cincuenta. El mantenimiento preventivo consiste en actividades de revisión parcial de forma planificada, en las cuales se ejecutan cambios, sustituciones, lubricaciones, entre otras actividades; antes de que se materialicen las fallas.

La forma planificada requiere de una programación periódica,  teniendo en cuenta las recomendaciones técnicas del fabricante, y el histórico de averías de los equipos.

 

Como una evolución de la planificación periódica de las actividades de mantenimiento, se incorpora el concepto de mejoramiento de los equipos, con el propósito de evitar que se produzcan fallas, aprovechando el conocimiento del operario. Como resultado nace un plan de mantenimiento relacionado con mejoras incrementales.


De este concepto de planificación periódica del mantenimiento relacionado con mejoras incrementales, nace el TPM (Mantenimiento Productivo Total).

¿Qué es el TPM?


El Mantenimiento Productivo Total (TPM) es una metodología de mejora que permite asegurar la disponibilidad y confiabilidad prevista de las operaciones, de los equipos, y del sistema, mediante la aplicación de los conceptos de: prevención, cero defectos, cero accidentes, y participación total de las personas.

 

Cuando se hace referencia a la participación total, esto quiere decir que las actividades de mantenimiento preventivo tradicional, pueden efectuarse no solo por parte del personal de mantenimiento, sino también por el personal de producción, un personal capacitado y polivalente.


Ventajas de implementar TPM

El TPM enfoca sus objetivos hacia la mejora de la eficiencia de los equipos y las operaciones mediante la reducción de fallas, no conformidades, tiempos de cambio, y se relaciona, de igual forma, con actividades de orden y limpieza. Actividades en las que se involucra al personal de producción, con el propósito de aumentar las probabilidades de mantenimiento del entorno limpio y ordenado, como requisitos previos de la eficiencia del sistema. Además, el TPM presenta las siguientes ventajas:

  • Mejoramiento de la calidad: Los equipos en buen estado producen menos unidades no conformes.
  • Mejoramiento de la productividad: Mediante el aumento del tiempo disponible.
  • Flujos de producción continuos: El balance y la continuidad del sistema no solo benefician a la organización en función a la disponibilidad del tiempo, sino también reduce la incertidumbre de la planeación.
  • Aprovechamiento del capital humano.
  • Reducción de gastos de mantenimiento correctivo: Las averías son menores, así mismo se reduce el rubro de compras urgentes.
  • Reducción de costos operativos.

Vale la pena considerar que los equipos son susceptibles a un desgaste natural, y a un desgaste forzoso. Las actividades del TPM se enfocan en eliminar los factores de desgaste forzoso, aumentando el cuidado sobre el equipo y las instalaciones.


Pilares del TPM

El Mantenimiento Productivo Total (TPM) se fundamenta sobre seis pilares:

  1. Mejoras enfocadas.
  2. Mantenimiento autónomo.
  3. Mantenimiento planificado.
  4. Mantenimiento de calidad.
  5. Educación y entrenamiento.
  6. Seguridad y medio ambiente.

Hoy en día suele considerarse la Excelencia Administrativa y la Gestión Temprana como pilares TPM.

MEJORAS ENFOCADAS (KOBETSU KAIZEN)

Las mejoras enfocadas son actividades desarrolladas con el propósito de mejorar la eficiencia global de los equipos, operaciones y del sistema en general. Dichas mejoras, incrementales y sostenibles, se llevan a cabo a través de una metodología específica, orientada al mantenimiento y a la eliminación de las limitantes de los equipos. El planteamiento de los objetivos de mejora y sus correspondientes indicadores de rendimiento, son establecidos por la dirección de mejoramiento, y ejecutados de forma individual o colectiva, según la complejidad y criticidad del planteamiento.

 

La naturaleza incremental y sostenible de las mejoras enfocadas hace que se adopten ciclos de mejora continua tales como el PHVA (Planear - Hacer - Verificar - Actuar), como modelos transversales de la metodología de mejora que adopte la organización.

 

Como metodología específica se sugieren dos procedimientos exitosos:

  • Método de las ochos fases (8D):
    • Formación del grupo de mejora.
    • Definición del problema.
    • Implementación de soluciones de contención.
    • Medición y análisis: Identificación de las causas raíces.
    • Análisis de soluciones para las causas raíces.
    • Elección e implementación de soluciones raíces (comprobación).
    • Prevención de reocurrencias del problema y causas raíces.
    • Reconocimiento del equipo de mejora enfocada.
  • Método de los siete pasos:
    • Selección del tema de estudio.
    • Crear estructura del proyecto.
    • Identificar situación actual y establecer objetivos de mejora.
    • Diagnóstico del problema de estudio.
    • Formulación de un plan de acción.
    • Implantar mejoras.
    • Evaluación de resultados.

MANTENIMIENTO AUTÓNOMO (JISHU HOZEN)

El mantenimiento autónomo es aquel que se lleva a cabo con la colaboración de los operarios del proceso. Consiste en realizar diariamente actividades no especializadas, tales como la inspecciones, limpieza, lubricación, ajustes menores, estudios de mejoras, análisis de fallas, entre otras. Es importante que los operarios sean capacitados y polivalentes para llevar a cabo estas funciones, de tal manera que debe contar con total dominio del equipo que opera, y de las instalaciones de su entorno.

 

Los objetivos del mantenimiento autónomo son claros, y contribuyen a la preservación de los equipos mediante la prevención. Además, el mantenimiento autónomo permite:

  • Adquirir conocimiento y aprendizaje por medio del estudio del equipo.
  • Desarrollar habilidades para el análisis y solución de problemas. Cultura organizacional orientada a la mejora continua y a la gestión colaborativa.
  • Mejorar las funciones del equipo.
  • Mejorar las condiciones de seguridad y eficiencia (productividad y energía) del equipo.

Como metodología específica de mantenimiento autónomo, el Japan Institute of Plant Maintenance (JIPM) recomienda el siguiente procedimiento:

Etapa Nombre Descripción
1 Limpieza inicial (limpieza profunda). Eliminación de suciedad, escapes, polvo, identificación de "fuguai"; ajustes menores.
2 Acciones correctivas en la fuente. Evitar que el equipo se ensucie nuevamente, facilitar su acceso, inspección y limpieza inicial; reducir el tiempo empleado en la limpieza profunda.
3 Preparación de estándares de inspección. Se diseñan y aplican estándares provisionales para mantener los procesos de limpieza, lubricación y ajuste. Una vez validados se establecerán en forma definitiva.
4 Inspección general. Entrenamiento para la inspección haciendo uso de manuales, eliminación de pequeñas averías y mayor conocimiento del equipo a través de la verificación.
5 Inspección autónoma. Formulación e implantación de procedimientos de control autónomo.
6 Estandarización. Estandarización de los elementos a ser controlados. Elaboración de estándares de registro de datos, controles a herramientas, moldes, medidas de producto, patrones de calidad, etc. Elaboración de procedimientos operativos estándar. Aplicación de estándares
7 Control autónomo pleno. Aplicación de políticas establecidas por la dirección de la empresa. Empleo de tableros de gestión visual (Andon), tablas MTBF y tableros Kaizen.

MANTENIMIENTO PLANIFICADO (KEIKAKU HOZEN)

El mantenimiento planificado, también conocido con el nombre de mantenimiento programado o preventivo, es el tercer pilar del TPM, y corresponde al mejoramiento incremental y sostenible de los equipos, instalaciones y el sistema en general, con el propósito de lograr el objetivo de "cero averías".

 

El enfoque del mantenimiento planificado, como pilar del TPM, dista en gran medida del enfoque tradicional del mantenimiento preventivo, aportando una metodología estratégica de mejora basada en:

  1. Actividades para prevenir y corregir averías en equipos e instalaciones a través de rutinas diarias, periódicas y predictivas.
  2. Eventos Kaizen (cuatro a ocho días) orientados a mejorar las características de los equipos, para eliminar acciones de mantenimiento, actualizar órdenes de trabajo, actualizar listado de repuestos, para establecer un análisis de confiabilidad (AMEF).
  3. Eventos Kaizen para el mejoramiento de la gestión administrativa y técnica del mantenimiento.

El principal aporte del enfoque TPM consiste en priorizar la información histórica necesaria para establecer las acciones específicas requeridas por equipo, de manera que se establezcan tiempos adecuados de mantenimiento, actividades precisas de alistamiento (mantenimiento/almacén de repuestos), acciones específicas de prevención a equipos con alto deterioro, se definan rutas de mantenimiento preventivo preciso teniendo en cuenta la criticidad y complejidad de los equipos e instalaciones, e incluso procedimientos operativos estándar por actividad de mantenimiento, en los cuales se establezcan las condiciones específicas de mantenimiento, calidad, seguridad, registro, herramientas, entre otros factores de suma importancia para realizar las actividades de inspección.

 

Vale la pena considerar que la cultura organizacional, la gestión colaborativa y la aplicación de las estrategias TPM, son claves para el correcto funcionamiento del mantenimiento planificado; incluso en organizaciones multinacionales con sistemas de gestión del mantenimiento implementados, pueden observarse limitaciones del enfoque tradicional de mantenimiento, como por ejemplo:

  • Rutinas comunes de mantenimiento a equipos con niveles de deterioro diferentes.
  • Listado de repuestos por equipo, y sus respectivas órdenes de trabajo, desactualizados.
  • Instrucciones imprecisas de mantenimiento, sin nivel de detalle.

De manera que una correcta aplicación de las estrategias propuestas por TPM, constituyen un gran aporte al desarrollo del mantenimiento planificado, en la medida en la que se logre involucrar a todos los actores de la organización en la formulación de acciones concretas de mantenimiento y mejoramiento de equipos e instalaciones.

MANTENIMIENTO DE CALIDAD (HINSHITSU HOZEN)

El mantenimiento de calidad es uno de los pilares del TPM y tiene como principal objetivo mejorar y mantener las condiciones de los equipos y las instalaciones en un punto óptimo donde sea posible alcanzar la meta de "cero defectos", es decir "cero no conformidades de calidad".


El mantenimiento de calidad tiene una serie de principios sistemáticos que lo fundamentan, estos son:

  1. Clasificación de defectos e identificación del contexto, frecuencia, causas, efectos, y relaciones con las condiciones de los equipos.
  2. Análisis de mantenimiento preventivo para identificar los factores del equipo que pueden generar defectos de calidad.
  3. Establecer rangos estándar para los factores del equipo que pueden generar defectos de calidad, y determinar sus respectivos procesos de medición.
  4. Establecer un programa de inspección periódico de los factores críticos.
  5. Preparar matrices de mantenimiento y mejora. Además de valorar periódicamente los estándares.

En el mantenimiento de calidad es muy importante contar con herramientas y tecnología adecuada, que van desde técnicas de control de calidad, hasta instrumentos precisos de medición y predicción.

El Japan Institute of Plant Maintenance propone nueve etapas para el desarrollo del mantenimiento de calidad, estas son:

  • Etapa 1: Identificación de la situación actual del equipo.
  • Etapa 2: Investigación de la forma como se generan los defectos.
  • Etapa 3: Identificación, análisis y reporte de causas y efectos en materiales, máquinas y mano de obra (3M).
  • Etapa 4: Estudiar las acciones correctivas para la eliminación de "fuguais".
  • Etapa 5: Estudiar las condiciones del equipo para unidades no defectuosas.
  • Etapa 6: Realizar eventos de mejora enfocada aplicada a las 3M.
  • Etapa 7: Definir estándares de las 3M.
  • Etapa 8: Reforzar los métodos de inspección.
  • Etapa 9: Valorar los estándares utilizados.

EDUCACIÓN Y ENTRENAMIENTO

La metodología TPM requiere de la participación activa de todo el personal, un personal capacitado y polivalente. El pilar de educación y entrenamiento se enfoca en garantizar el desarrollo de las competencias del personal, teniendo en cuenta los objetivos de la organización.

 

El pilar de educación y entrenamiento tiene como prioridades los siguientes objetivos:

  • Desarrollo de personas competentes en términos de equipamiento: Actividades analíticas avanzadas de mantenimiento; establecimiento de centros de entrenamiento en actividades de mantenimiento, promoción de especialistas.
  • Desarrollo de personas competentes en términos de gestión: Líderes de programas de mantenimiento autónomo, alistamiento, predicción, prevención, TPM.
  • Desarrollo de habilidades y participación: Creación de una cultura colaborativa en relación con TPM; lecciones de un punto; reporte de Fuguais; matriz de habilidades.

Para alcanzar los objetivos propuestos es necesario plantearse la estrategia de conservar, adquirir, crear, transferir y utilizar conocimiento.

SEGURIDAD Y MEDIO AMBIENTE

La seguridad y el medio ambiente son un pilar transversal en TPM, es necesario preservar la integridad de las personas y disminuir el impacto ambiental en cada operación, equipo o instalación de la organización. El propósito de este pilar consiste en crear un sistema de gestión integral de seguridad y medio ambiente con el objetivo de lograr "cero accidentes" y "cero contaminación", llevando los principios del sistema de gestión a todos los niveles de la organización. La integridad de las personas y el impacto ambiental son objetivos que contribuyen al mejoramiento de la productividad, un sitio de trabajo seguro, un entorno agradable, son escenarios ideales para la búsqueda de operaciones eficientes.

 

El pilar de seguridad y medio ambiente tiene una serie de principios que lo fundamentan:

  • Un equipo en deterioro y con defectos es una fuente expresa de riesgos.
  • El desarrollo del mantenimiento autónomo y las 5's son la base de la identificación de condiciones inseguras.
  • La metodología utilizada para la mejora enfocada es el procedimiento para eliminar riesgos en los equipos, y para hallar medidas de contención.
  • El personal capacitado y polivalente asume con actitud crítica las condiciones de seguridad de su entorno.

El Japan Institute of Plant Maintenance propone nueve etapas para el desarrollo del pilar de seguridad y medio ambiente, estas son:

  1. Seguridad en la limpieza inicial en el mantenimiento autónomo (MA).
  2. Mejoramiento de los factores del equipo para evitar condiciones que producen trabajos inseguros.
  3. Estandarización de rutinas de seguridad.
  4. Formación de personas competentes para la inspección general del equipo en materia de seguridad.
  5. Inspección general del proceso y el entorno.
  6. Sistematización del mantenimiento autónomo de seguridad.

¿Cuándo debe implementarse TPM?

El Mantenimiento Productivo Total (TPM) debe utilizarse cuando los requerimientos de la organización sean los de tener plantas, equipos e instalaciones de todo tipo, confiables, continuas y seguras.

 

En general, las bondades del TPM son tantas que sus herramientas son recomendadas para cualquier organización, y su metodología completa se recomienda para organizaciones que cuenten con un alto compromiso directivo, con disposición de afectar positivamente la cultura organizacional.


Metodología de implementación de un evento TPM piloto

A continuación se detallará un ejemplo de aplicación de un evento Kaizen aplicado al TPM:

Antes del evento Kaizen (Punto de partida)

  • Delimitar el evento Kaizen: Definir el equipo en el que se realizará el evento.
  • Formar el equipo Kaizen: Según su complejidad y criticidad se conforma el equipo.
  • Capacitar al equipo en la metodología TPM.
  • Definir el plan de la implementación.
  • Preparar los documentos que se utilizarán como soportes del proceso (Fuguais, instructivos, manuales, etc.).

Durante el evento Kaizen (Implementación)

  • Realizar limpieza profunda en el equipo y el área.
  • Implementar el mantenimiento autónomo (MA) en el equipo: La implementación de las 5'S es un requisito para el MA.
  • Establecer un programa de mantenimiento preventivo (PM) y predictivo en el equipo.
  • Establecer un análisis de confiabilidad.
  • Implementar el mantenimiento de calidad en el equipo.
  • Presentar los logros obtenidos y/o avances en el proceso.

Después del evento (Seguimiento)

  • Asegurar la correcta aplicación de las mejoras y estándares establecidos.
  • Realizar auditorías internas de seguimiento.
  • Implementar las LUP's en el área.

Indicadores utilizados en TPM

Efectividad Global de Equipos (OEE)

La Efectividad Global de Equipos conocida como OEE, por sus siglas en inglés (Overall Equipment Effectiveness), es un indicador vital que representa la capacidad real para producir sin defectos, el rendimiento del proceso y la disponibilidad de los equipos. Es un indicador poderoso que requiere de información diaria del proceso.

 

Fórmulas:

En el siguiente archivo encontrará el Calculador del OEE (Eficiencia Global de Equipos):

Descarga
OEE.xlsx
Tabla de Microsoft Excel 31.2 KB

También puedes utilizar nuestra calculadora Online.

El valor obtenido en el indicador OEE tiene una valoración cualitativa, muchos expertos coinciden en la siguiente relación:

OEE Valoración Descripción
0% - 64% Deficiente (Inaceptable). Se producen importantes pérdidas económicas. Existe muy baja competitividad. 
65% - 74% Regular. Es aceptable solo si se está en proceso de mejora. Se producen pérdidas económicas. Existe baja competitividad.
75% - 84% Aceptable. Debe continuar la mejora para alcanzar una buena valoración. Ligeras pérdidas económicas. Competitividad ligeramente baja.
85% - 94% Buena. Entra en valores de Clase Mundial. Buena competitividad.
95% - 100% Excelente. Valores de Clase Mundial. Alta competitividad.

Tiempo Medio Entre fallas (MTBF)

El Tiempo Medio Entre Fallas conocido como MTBF, por sus siglas en inglés (Mean Time Between Failures), es un indicador que representa el tiempo promedio en el que un equipo funciona sin fallas, dicho de otra forma, el tiempo promedio que transcurre entre una falla y la siguiente. Se obtiene de la siguiente manera:


Tiempo Medio Entre Reparaciones (MTTR)

El Tiempo Medio Entre Reparaciones conocido como MTTR, por sus siglas en inglés (Mean Time Through Repair), es una medida que indica el tiempo estimado que un equipo estará parado mientras es reparado. Se obtiene de la siguiente manera:


Le puede interesar leer: Mantenimiento